Thursday, June 26, 2014

Buscando a Alaska, de libro al cine.

Hoy quiero dedicar esta entrada a algo que realmente me tiene no tanto atónito ni emocionado.

Para sorpresa de muchos, el día de ayer el escritor John Green anunció por sus cuentas de redes sociales que es un hecho que el libro “Buscando a Alaska” tenga su adaptación cinematográfica y ésta será escrita y dirigida por la actriz y directora Sarah Polley.



Por lo visto el libro se ha vuelto una prioridad para Paramount, que después de haber visto el fenómeno y gran éxito que causó “Bajo la misma estrella” producida por FOX, quiere crear de nuevo euforia para los seguidores de John Green.


Tal parece que se está poniendo muy de moda el poder adaptar un libro hacia la pantalla grande, puesto que anteriormente se había confirmado que también el libro “Paper Towns” de Green, será adaptado cinematográficamente y en estos momentos ya se está trabajando en eso. 

Ustedes qué piensan sobre llevar a un libro a las pantallas grandes, en mi muy particular punto de vista pienso de que algunos libros deben quedar entre páginas en lugar de adaptarlo en una pantalla.

Saturday, June 21, 2014

Buscando a Alaska, John Green

Título: Buscando a alaska
Autor: John Green
Editorial: Castillo
ISBN: 9788408105961
N° de páginas: 311
Miles, de 16 años, cansado de su aburrida existencia decide cambiarse a un colegio internado para ir en busca de lo que el poeta Rabelais llamó el: Gran quizá. Ahí, su actual descubierta libertad y una enigmática chica, Alaska, lo lanzan de lleno a la vida. Cuando Miles siente que está por alcanzar su objetivo, una tragedia inesperada amenaza con arrebatárselo. Esta novela escrita con agudeza y humor, en la que la intensidad de la amistad puede terminar en una pérdida terriblemente devastadora.

Ayer debí haber subido la reseña, pero por algunos inconvenientes lo hago el día de hoy. Bueno “Buscando a Alaska” es una historia llena de romance, dramas, problemas de adolescentes, nostalgia y muchos sentimientos más. Debo admitir que en un principio no me llamaba leer este libro, pero se dieron varios motivos para que al fin pudiera comprarlo y saber de qué se trataba.
Buscando a Alaska es el primer libro que escribió como todos saben John Green, y por ese motivo siento que faltó algo para que el libro pueda ser demasiado bueno, aunque no lo niego, de que me ha tocado leer cosas peores que esta, es mi opinión personal, aunque hago saber que igual hay tramas donde el libro puede salvarse.

Para Miles, un chico de 16 años del que no tiene amigos en la escuela, es el menos popular y está harto de su situación piensa que es hora de dar un cambio a su vida e ir en búsqueda de su “Gran quizá”, para ello toma la decisión de terminar sus estudios en el Culver Creek, donde se hace mejor amigo de su compañero de cuarto Chip, que es mejor conocido como el Coronel. El coronel es un chico muy inteligente, becado por supuesto en una de las mejores escuelas de Alabama y un genio en el arte de hacer “travesuras”, fue Chip quien le presenta a Miles apodado ya como El gordo a Alaska, una chica claramente hermosa, popular en todo el Culver Creek y enamorada de los libros.
Lo que claramente no me gustó fue la manera en que Miles, era rápidamente manipulado y por querer adaptarse a un grupo donde realmente quería ser “Cool” tuvo un cambio tan drástico que podría caer en un papel donde sea interpretado como débil mental, él tan enamorado de Alaska y Alaska tan enamorada de todos.

Alaska, por tiempos se me hacía demasiadamente infantil, ese carácter que de estar feliz pasa rápidamente a estar enojada, la típica adolescente cool que el grupo con el que se reúnen sufren problemas de alcoholismo, tabaquismo y por si fuera poco adolescentes que empiezan una vida sexual activa desde muy jóvenes.
Siento que este libro, no lleno totalmente mis expectativas por las diferentes situaciones sin razón de ser que se presentaban, pero claramente está que se puede llegar a entender ya que fue el primer libro que escribió John Green y le hacía falta un poco de experiencia en sus escritos tal como lo pudo demostrar en “Bajo la misma estrella”.

Lo que si me llegó a gustar es que los diálogos y situaciones, encajan perfectamente y no se encuentran fuera de lugar que dejan de tener sentido, tal como es el caso de otros libros y eso lo hace fácil de leer, además de que solamente son 311 páginas, muy factible y ligero.

Lo que de plano no me gustó, fue el papel de Alaska, como se describió con anterioridad, al igual que la portada del libro, es muy poco llamativa, si lo comparamos con las portadas de otros países.
Para finalizar debo darle una calificación a este libro que a mi parecer sería 3/5 estrellas, y pues es uno de los libros que si me pidieran recomendarlo lo haría, únicamente con el fin de que no todo es tan malo.


Puntuación


Friday, June 13, 2014

Asylum, Madeleine Roux

                                        Puntuación

Para Dan Crawford, el programa de verano para alumnos sobresalientes es una oportunidad única. Sus amigos nunca comprendieron su fascinación por la historia y la ciencia. Pero en el Colegio Preparatorio New Hampshire, esas preferencias están a la orden del día. Al llegar al lugar, se encuentra con que la residencia a la que debía ir ha sido cerrada, por lo cual todos los estudiantes se ven forzados a quedarse en Brookline, lo que solía ser un hospital psiquiátrico. Cuando Dan y sus nuevos amigos, Abby y Jordan, comienzan a explorar los pasillos y el sótano oculto del lugar, descubren secretos escalofriantes sobre lo que realmente ocurría allí. Secretos que los vinculan a ellos con el oscuro pasado del hospicio. Brookline nunca fue un instituto para enfermos mentales comunes: alojó tanto a psicópatas como a homicidas, sujetos sumamente peligrosos, y hay hechos y prácticas aberrantes que saldrán a luz. Con fotografías estremecedoras de hospicios reales, Asylum lleva al lector a los límites difusos entre el pasado y el presente, entre la amistad y la obsesión, entre la genialidad y la locura. Esta historia es una advertencia: la mente puede jugar malas pasadas cuando se ingresa a un submundo donde nada es lo que parece y se experimenta con ella. Siempre habrá consecuencias… y no serán nada agradables.

Como cada viernes, hoy les traigo una nueva reseña del libro que se ha leído durante la semana, aunque a pesar de que últimamente ando con mucho trabajo al igual que full en la escuela por fin he terminado de leer Asylum de Madeleine Roux. Lanzado y apostando para que pueda ser un éxito por editoriales V&R hoy les traigo mi punto de vista de a lo que ahora estoy enterado es una saga y su secuela “Sanctum” será lanzado en Agosto próximo.

Esta historia comienza con la llegada de Dan Crawford en lo que sería su residencia durante 5 largas semanas que es la Universidad Hampshire para poder tomar unos cursos de verano, pero oh sorpresa, la residencia donde era un hecho que pasaría sus 5 semanas se encontraba en remodelación y todos los estudiantes del curso serían alojados en un lugar que había comprado la Universidad, su nueva casa sería Brookline. Brookline, era conocido por ser un manicomio en los años 70’s, pero no un manicomio común y corriente, sino un lugar donde se trataba a gente que llegaban desde la demencia, hasta a peligrosos asesinos en serie, estar ahí cohibía un aire algo aterrador.

Dan conoce a Abby de casualidad, que como típico adolescente en plena pubertad, queda locamente enamorado de ella, pero se desilusiona cuando Abby le presenta a su amigo Jordan que se conocieron en el transcurso de venida hacia la residencia, haciendo amistad en todo el trayecto, agarrando la suficiente confianza para poder contarse sus cosas, poco le dura los celos a Dan cuando Jordan termina confesándole que no está interesado en Abby puesto que él es gay. Ya con los 3 protagonista en lista, los sucesos comienzan a partir de que Dan llegando a su habitación se encuentra con una fotografía extraña, instalado junto con su compañero de cuarto, Felix Sheridan, le pregunta si fue él quien puso aquella fotografía tan extraña en el cajón, Felix le confirma que se le hacía conocida la foto, y le revela que bajo la residencia parece haber un sótano donde habían fotos bastantes parecidas. Dan les propone a sus nuevos amigos aventurarse dentro de ese lugar para poder explorar y ver que descubren, a pesar de tener paso restringido para las personas, los chicos se adentran por la noche en el sótano donde encuentran cosas muy tenebrosas que se hacían con los pacientes, incluso fotografías donde al parecer eran torturados para poder “curarlos”.

A partir de la visita en ese sitio, los chicos tienden a comportarse de una forma extraña, tienen pesadillas, alucinaciones ligadas al pasado de ese manicomio, lo típico de este tipo de secuelas, dónde a mi parecer es poco creativa la idea del autor porque son partes muy repetitivas de la TV, donde tal vez se haya inspirado para escribir Asylum y eso hace que sus diálogos sean muy pobres y fuera de lugar. Otra cosa que no me gustó para nada de la lectura, es que la autora hace que el protagonista a pesar de ser muy inteligente, lo hace parecer lo bastante tonto, además de que las acciones sean lo suficiente pésimo para los lectores, únicamente para llenar esos vacíos y poder hacer más larga la novela… eso de que uno de los personajes diga en forma de sarcasmo: “Y yo soy Peeta Mellark” se me hizo que no iba al caso con el dialogo en que inserta aquella frase y además confirmar cosas como: “Este tipo de sucesos siempre pasan en Dr. Who”, es algo que me incomodo, Asylum, no fue lo que yo realmente esperaba, la forma de escrito es un poco mundano, pero se ve que se hizo el esfuerzo, lo que si se me algo interesante, fue la creación de un asesino que estuvo encerrado en el manicomio denominado “El escultor” por la manera tan particular que tenía al acomodar a sus víctimas que hacían parecer que eran unos maniquís.

No la puedo calificar con siquiera 4 estrellas porque realmente NO, no lo vale y resultó ser de esos libros que parecían que sí, pero no. Pero si con 2 estrellas, porque en leves ocasiones si entras en pánico por los sucesos que van aconteciendo dentro de la residencia Brookline, lo que me gustó también es que el libro trae ilustraciones con fotografías de manicomios reales y los supo adaptar dentro de la historia y otra de las ventajas es que los capítulos son bien cortitos. Esperando que su secuela próximo a lanzarse sea mejor que la primera, estaré con ansias el lanzamiento para ver en que sigue la vida de Daniel Crawford, después de la mala experiencia que tuvo en sus vacaciones de verano y eso no es todo, además la autora a anuncia que después de “Sanctum” va a continuar un tercer y último libro para completar una trilogía, que en estos momentos seguro anda trabajando en ello.

Friday, June 6, 2014

El imperturbable Hans, Helen grant.

                                        Puntuación

«Mi vida podría haber sido muy diferente de no haber sido conocida como la nieta de la mujer que explotó. Y de no haber nacido en Bad Münstereifel. Si hubiésemos vivido en la ciudad..., en fin, no diré que el suceso habría pasado inadvertido, pero seguramente el escándalo sólo habría durado una semana antes de que otra cosa despertase el interés de la gente. Además, en una ciudad eres alguien anónimo; la probabilidad de que te reconozcan como la nieta de Kristel Kolvenbach es casi nula. Pero en un pueblo...» Un día Katharina Linden desaparece. Pia es la última persona en verla con vida. El miedo se propaga por el pueblo. ¿Cómo puede una niña de once años desaparecer en un pueblo dónde todo el mundo se conoce? Pia toma la determinación de investigar que ha sucedido con Katherina. Pero entonces otra niña desaparece....


Hoy les traigo una reseña de la editorial Planeta Internacional apostando por el primer lanzamiento de la escritora Helen Grant. 

“El imperturbable Hans” resultó ser una historia bastante estremecedora y muy interesante, es por eso que siempre dicen que nunca hay que juzgar a un libro por su portada, porque al momento de visualizarla, resulta ser poco llamativa, pero vaya historia que espera que alguien de nosotros lo tome desesperadamente y comience a leer página por página. 

Tiene un inicio muy poco común y de igual manera muy original e interesante, que nos va narrando la protagonista de este singular libro llamada Pía Kolvenvach. Para esto, la protagonista se remonta unos años atrás para poder contarnos con detalle porque es conocida como la “nieta de la mujer que explotó”, dada las circunstancias nos adentramos cuando ella apenas contaba con la edad de10 años, era una de esas noches gélidas de un cuarto Domingo de diciembre en un pequeño pueblo alemán llamado Bad Münstereifel, todo mundo se preparaba para la cena de adviento, y en especial la familia de Pía, ya todos reunidos a Oma Kristel (abuela de Pía) se le ocurre ir al tocador para poder arreglarse con un poco de maquillaje y algo de laca, a pesar de la avanzada edad de Oma Kristel, ésta era una mujer vanidosa en cuanto a su cuidado personal, ya que podría aparentar muchos años menos de los que realmente tenía. Ya todos reunidos para encender las velas de adviento, una chispa de la cerilla calló sobre las gotas de laca de Oma Kristel, que a su vez se corrió el fuego en su jersey color rosa, quitándole toda oportunidad a la mujer de poder salvarse de una muerte espantosa: Morir achicharrada. 

El hecho de vivir en un pueblo pequeño, en el que todo mundo se conoce tenía sus desventajas, y era de esperarse que la noticia sobre la abuela de Pía, se regará como pólvora en todo Bad Münstereifel. Pasando las fiestas navideñas, Pía pensó que todo volvería a la normalidad en el colegio y nadie recordaría, aquél catastrófico hecho, pero justo cuando se dirigía al salón de clases los murmullos se empezaban a escuchar tras sus espaldas, hasta que Thilo Koch, un pequeño abusivo muy bonachón, corrió el rumor de que toda persona que se le acercase a la pobre Pía, correría con la misma suerte que la de su abuela, desde entonces, fue conocida cono “La nieta de la mujer que explotó”, dada las circunstancias, las pocas amistades que tenía la pobre pequeña se tuvieron que alejar de ella por el temor que les concurría, excepto Stefan… “Stefan el apestoso” quien al igual que Pía no tenía amigos, a partir de ahí a Pía le irritaba su presencia, pero no le quedaba de otra o era Pía y Stefan, o era Pía con la soledad. 

El trama comienza cuando una fría tarde de Febrero, para las festividades de Karneval con una multitud en el pueblo y repleto de gente foránea por los espectáculos que se montaban, desaparece “por arte de magia” la pequeña Katharina Linden (de ahí su título original: The vanishing of Katherina Linden) aunque en el castellano se tradujo como “El imperturbable Hans” debido a los cuentos del viejo y amigable Herr Schiller, amigo íntimo de Pía y Stefan y que además era unas de las personas más veteranas del pueblo, y se conocía de pies a cabeza varias historias fantásticas que fueron parte de su vivencia, historias que la pequeña Pía y Stefan disfrutaban de escuchar. La más sobresaliente es la historia de Hans, un hombre del que no le tenía miedo a absolutamente a nada y antes cualquier situación que podría parecer incomoda y perturbadora para cualquiera, el viejo Hans siempre lo tomaba con calma y serenidad. 

Por otro, lado Pía pensando que si ayudaba a resolver el misterioso desaparecimiento de Katharina Linden y las demás desaparecida (en total son 3 desapariciones), por fin podría quedar en el pasado ese horrible sobre nombre de cual cada vez que hacía acto de presencia en cualquier lugar, era apuntada con el dedo y señalada como la nieta de la mujer que explotó, que eso resultaba bastante irritante para ella. Logró imaginarse que si en dado caso no encontraba el cuerpo sin vida de la pobre Katharina, se conformaba con una mano, un dedo, una diadema, para poder ser conocida como la niña que ayudó a resolver el caso de la desaparición. A partir de ahí la historia se viene tornando más interesante, de todas la vivencias que pasó junto a Stefan, que se llegó a convertir en su amigo, su cómplice, su camarada.

Para rematar debo persuadirles que el libro tiene algunas palabras que no están traducidas en castellano; sino se quedan en su idioma original que es el alemán, que lata ya que al final hay un mini diccionario con la traducción de estas, es un poco molesto, ya que interrumpe la lectura, era más fácil que pongan la traducción como pie de página en lugar de ir hasta el final, yo me di cuenta apenas comenzaba a leer el libro, no les vaya a suceder que a mitad de este se den cuenta o peor aún cuando hayan terminado de leerlo.

En mi punto de vista, en lugar de ser catalogada como “una historia gótica para jóvenes lectores” (que de esa manera fue descrita por la primera editorial que la lanzó a la venta) es más bien una historia de misterios y suspenso, y cada vez que vas pasando de página no querrás parar de leer para descubrir en que acaba toda esta sorprendente hazaña, poco a poco irás conociendo a otros personajes claves de la historia tal cual es Freu Kessel, una señora muy chismosa y venenosa del pueblo o quizá le tomes odio a Herr Düster, un anciano antisocial y misterioso, al fin y al cabo puedas darte cuenta que no todas las historias tienen un final feliz...




Sobre la autor: Helen nació en Londres en 1964. Ella mostró una inclinación temprana hacia las artes, después de haber sido reprendida por escribir historias debajo de la mesa, en las clases de matemáticas en la escuela. Helen se encendió leer Clásicos en el Colegio de St. Hugh's College, Oxford, y luego trabajó en la comercialización durante diez años para financiar su amor por los viajes. Sus dos días de viaje más memorables fueron el uno dedicado a explorar Damasco, en Siria y en el día en que fue al cine Raj Mandir en Jaipur para ver la exitosa película romántica Beta. En 2001, ella y su familia se trasladó a Bad Müenstereifel en Alemania. Se explora las leyendas de esta preciosa ciudad antigua que la inspiró a escribir su primera novela, El imperturbable Hans, que se establece allí. Helen ahora vive cerca de Bruselas con su marido, sus dos hijos y sus dos gatos.


video

Sunday, June 1, 2014

La metamorfosis, Franz Kafka

Puntuación
La metamorfosis (escrita en el otoño de 1912 y publicada en 1915) desarrolla un tema extraño y alucinante, pleno de resonancias alegóricas y de inquietantes augurios; como señalara Max Brod en su biografía de Kafka, la tremenda eficacia del relato se basa en que una situación fantástica e impensada (un modesto corredor de comercio, Gregorio Samsa, se despierta transformado en un raro insecto) se inserta en el normal desarrollo de la cotidianidad, de forma tal que la minuciosidad de las descripciones y el realismo de las imágenes no hacen sino reforzar la sensación de espanto y misterio. Completan el volumen los relatos titulados Un artista del hambre y Un artista del trapecio.

Fue difícil con cual libro poder inaugurar este blog, pero al fin y al cabo que con un clásico de clásicos. La historia comienza cuando un comerciante viajero llamado Gregorio Samsa, se despierta una mañana después de haber dormido tranquilamente y que grande fue su sorpresa cuando se dio cuenta que se había convertido en un repugnante insecto Se dio cuenta, que ahora su cuerpo estaba conformado por un duro caparazón y numerosas patitas delgadas. Como estaba echado boca arriba, pudo ver su vientre convexo y oscuro, marcado por curvadas callosidades. El muy preocupado, no tiene idea que fue lo que le ocurrió, pero sabía perfectamente que no era un sueño. Varios intentos fallidos de querer dormir, ya que tenía el hábito de hacerlo sobre el lado derecho, y su actual estado no le permitía adoptar tal postura. Se quedó en la cama reflexionando lo cansada que era la profesión que había elegido. Siempre de viaje, comiendo mal y corriendo de aquí para allá pendiente de los enlaces de trenes. El sabía que aquel trabajo le molestaba, pero sabía también que económicamente no podía prescindir de él, por lo menos en unos cinco o seis años más. Cuando vio que eran más de las seis y media, se alarmó, pues, el acostumbraba tomar el tren de las cinco para llegar al trabajo a las seis. 

Se sentía indispuesto para ir a trabajar, pero sabía que sí alegaba como excusa una enfermedad, lo único que conseguiría era despertar sospechas, pues, Gregorio, en los cinco años que llevaba empleado, no había estado nunca enfermo. A las siete menos cuarto, la voz de su madre lo sacó de sus reflexiones. Era una voz dulce, la cual le recordaba que tenía que partir de viaje. Gregorio se horrorizó al oír su voz, que era la de siempre, pero mezclada con un estridente silbido. Le llevó varios minutos poder levantarse de la cama, el golpe sordo que provocó la caída de Gregorio hizo que todos los presentes acudieran hasta la puerta de la habitación donde se hallaba encerrado. El gerente recrimino a Gregorio por su desconcertante actitud que inquietaba inútilmente a sus padres. Le dijo además que él siempre lo había tenido por un hombre formal y juicioso, pero que ahora con esa forma extravagante de comportarse no sentía ya deseos de seguir intercediendo por él frente a la insinuación sostenida por el director del almacén, quien había dicho que seguramente Gregorio había faltado porque se había gastado el dinero de un cobro que se le encomendó que hiciese. Esto puso fuera de sí a Gregorio, quien contestando que abriría inmediatamente, trató de enderezarse apoyándose en un baúl, pues, después de la caída de la cama, había quedado volteado. Sus palabras resultaban ininteligibles, aunque a él le parecían muy claras. Porque ya se le había acostumbrado el oído. Grete, su hermana, fue a buscar al médico, mientras que Ana, la mucama, había ido en busca de un cerrajero. Cuando el mismo Gregorio abrió la puerta con gran esfuerzo, todos quedaron estupefactos ante lo que veían. La madre se desmayó por la impresión; el padre se puso a llorar mientras que el gerente lo contemplaba con una mueca de repugnancia en el rostro. Gregorio comprendió que no debía permitir que el gerente se marchara, pues, sino su puesto en el almacén estaba seriamente amenazado y con éste su porvenir y el de los suyos. 

Cuando el gerente huyó despavorido, Gregorio trató de darle el alcance, pero su padre lo detuvo esgrimiendo un periódico y un bastón. El padre logró introducir a Gregorio en su habitación con un empujón enérgico que lo dejó sangrando copiosamente. Cuando después de varias horas de sueño. Gregorio despertó, se dio cuenta que en el costado izquierdo de su nuevo cuerpo había una larga y repugnante llaga. Su hermana lo alimentaba con queso y legumbres, pues, cuando el primer día le puso leche, que hasta antes de su metamorfosis había sido su bebida predilecta, la rechazó con repugnancia. Cada vez que Grete le dejaba su comida, se retiraba rápidamente, pues, sabía que Gregorio no comería estando ella presente. De esta manera recibió Gregorio, día tras días, su comida. Sin duda sus padres tampoco querían que Gregorio se muriese de hambre; pero tal vez no hubiera podido soportar el espectáculo de sus comidas. Gregorio escuchaba todo lo que se hablaba en la casa pegándose a la puerta. Todas las conversaciones se referían a él y a lo que se debería hacer en lo sucesivo con él. La criada se marchó no sin antes prometer que no contaría a nadie nada de lo sucedido. Gracias a estas continuas incursiones Gregorio pudo enterarse con gran satisfacción que, a pesar de su desgracia, a su familia le había quedado algún dinero como producto de las entregas que todos los meses hacía él para los gastos de la casa. Pero aquel dinero duraría a lo más unos dos años y el dinero para seguir viviendo había que ganarlo. Gregorio sabía que su padre ya era demasiado viejo y que su madre sufría de asma hasta el punto que se fatigaba con sólo andar un poco por casa. Sería en su hermana Grete en quien recaería la responsabilidad pero “¿Tendría, entonces, que trabajar la hermana, luna niña de dieciséis años, y cuya envidiable existencia había consistido, hasta el momento en ocuparse de sí misma, dormir cuanto quería, ayudar en las tareas de la casa, participar en alguna sencilla diversión y, sobre todo tocar el violín?”. 

Las conversaciones de sus padres sobre la necesidad de ganar dinero lo apenaban. Había transcurrido un mes desde la metamorfosis y sus padres no se decidían a entrar en la habitación donde él estaba. La madre había tratado más de una vez entrar pero el padre y la hermana se lo impidieron. Un día a la hermana se le ocurrió sacar de la habitación los muebles que consideró un estorbo para el desplazamiento de Gregorio y, en compañía de la madre, procedió a sacar todo lo que encontró a su alrededor. Si bien Gregorio tomó este gesto como un bien para él porque le permitía trepar en todas direcciones sin obstáculos, consideró también que en poco tiempo olvidaría por completo su pasada condición humana. Cuando ambas mujeres salieron llevándose un mueble, Gregorio salió de su escondite y trepó por la pared y se prendió de un retrato, la impresión que tuvo su madre cuando lo vio la dejó aturdida y temblorosa, por lo que Grete la llevó al comedor. Gregorio aprovechó ese instante para salir de la habitación lo cual alteró a ambas mujeres. Gregorio se hallaba desconcertado ante la situación, en ese instante llegó su padre quine lanzándole unas manzanas logró introducirlo nuevamente en la habitación. La madre suplicaba llorosa a su esposo que no matase a su hijo. Una de las manzanas quedó incrustada en su carne provocándole una grave herida que mermó su capacidad de movimiento. A partir de ese instante Gregorio se dio cuenta que por su causa el infortunio se cebaba en su familia. Desvelado día y noche Gregorio recordaba las vivencias de su estado anterior a la metamorfosis, comenzando también a sentirse irritado con su familia por la poca atención que le prestaban. La alimentación como la limpieza de la habitación de Gregorio fue descuidada a partir del día en que fue herido por su padre, lo cual lo hizo caer en una profunda melancolía. Como uno de los cuartos de la casa fue alquilado muebles que había en la habitación alquilada fueron a parar donde estaba Gregorio, convirtiéndose así su cuarto en un depósito. Cierta noche que Grete tocaba el violín para deleite de los tres señores que habían alquilado la habitación. Gregorio se atrevió a salir y se encontró sin darse cuenta en el comedor. 

Todos se hallaban tan absortos en la música que tardaron unos minutos en percatarse de la presencia de Gregorio. Uno de los huéspedes fue el primero en verlo y en alertar a los demás. Vanos fueron los intentos del padre para calmar a los señores quienes amenazaron con marcharse, negándose a pagar los días que habían vivido y comido en la casa. Gregorio volvió lentamente a su habitación sin poder olvidar las palabras lacerantes dichas por su querida hermana. “Hay que deshacerse de él”. Esa noche, Gregorio, apenas si notaba ya la emoción y cariño en los suyos, hasta que al vislumbrar el alba, a pesar suyo, dejó caer la cabeza y de su hocico surgió débilmente su último suspiro. A la mañana siguiente, cuando entró la nueva asistenta, que siempre lo trataba mal, comprobó que Gregorio había muerto. Enterada la familia, luego de despedir a los huéspedes, lo lloraron en silencio, sin querer saber el triste destino que la asistenta había dado al cuerpo del hijo perdido. Luego salieron los tres juntos, y cómodamente recostados en los asientos de un tranvía, fueron cambiando impresiones acerca del porvenir.





Sobre la autor:  (Praga, 1883 - Kierling, Austria, 1924) Escritor checo en lengua alemana. Nacido en el seno de una familia de comerciantes judíos, Franz Kafka se formó en un ambiente cultural alemán, y se doctoró en derecho. Pronto empezó a interesarse por la mística y la religión judías, que ejercieron sobre él una notable influencia y favorecieron su adhesión al sionismo. Su proyecto de emigrar a Palestina se vio frustrado en 1917 al padecer los primeros síntomas de tuberculosis, que sería la causante de su muerte. A pesar de la enfermedad, de la hostilidad manifiesta de su familia hacia su vocación literaria, de sus cinco tentativas matrimoniales frustradas y de su empleo de burócrata en una compañía de seguros de Praga, Franz Kafka se dedicó intensamente a la literatura.